viernes, 28 de diciembre de 2012

Hijos de las metáforas. Tatiana Oroño

Hijos de las metáforas 

           las ideas 

no se matan un fantasma 

recorre Europa toda Dinamarca
es una cárcel
hay algo entre la tierra y el cielo que no había soñado

tu filosofía 

no nos bañamos dos veces en el mismo río 

todo lo sólido se disuelve en el aire
en el
tren 

del  

progreso
(una laguna
lúgubre
             de monedas de plata) 

el tiempo es
oro dadme 

un ordenador
y os daré la globalización 

navigare necesse 

dadme mi caballo 

Descendientes de
imágenes:
el que no tiene
nada  

lo tiene todo sólo sé
que no sé nada no tenéis  

para perder más que
las cadenas la poesía  

no se vende
porque no 

se vende la poesía tiene como fin la verdad
práctica  

la poesía es del que la necesita 

la poesía debe ser hecha por todos el paisaje
es 

un estado de alma el pueblo 

unido / jamás será vencido / quedará en la leyenda /
esta guerra este volcán / los días de balachaiev / los soldados del soviet  / los días
de balachaiev / los soldados
del soviet /  

Cuando despertó el elefante todavía estaba allí. 

Tatiana Oroño (San José, Uruguay, 1947). Entre sus obras: El alfabeto verde, 1979 y Tout fut ce qui ne fut pas, 2004

sábado, 22 de diciembre de 2012

Anacreonte. Julio Cortázar

Anacreonte
 
Eternamente joven y distante
corazón mío, estrella desasida,
casi sin ti se va de mí la vida
con su gesto y su túnica danzante.
 

De pie en el albo templo, coribante
ebrio de soledad y despedida,
me alcanzas esta hiedra entretejida
con la sutil divisa del instante.
 

Vana corona, vana permanencia
en tanto amor que es ya el amor postrero
y el sabor de la sal bajo las rosas;
 

delante vas, figura de tu ausencia,
oh corazón, halcón sin halconero,
y en el mañana y el ayer te posas.
 

Julio Cortázar (1914 -1984), novelista y cuentista argentino. Su mejor novela, Rayuela, 1963


martes, 4 de diciembre de 2012

Nos hemos extraviado en este mundo. Maximilián Voloshin

Nos hemos extraviado en este mundo


La oscuridad nos acompaña.

Somos como niños que se abrazan

Tímidamente en el abismo.


Chapoteos viajan por ríos tristes;

Orfeo busca la sombra amada.

Alguien nos unió el uno al otro

Y alguien de nuevo nos separa…


Dolor inerme. Gritos sordos.

La mano arde aún en la mano.

Y la roca húmeda en la mano.

Y la roca hundida en la lejanía

Balbucea un nombre: Eurídice.


Maximilián Voloshin (Kíev, 1877 – 1932), poeta ruso, considerado uno de los principales exponentes de la Edad de Plata de la cultura y la literatura rusas

Traducción del poema: Jorge Bustamante García