lunes, 29 de julio de 2013

Electra. Eva Vaz


Electra
 
Padre, dime que has escuchado alguna vez
el grito agonizante de los pájaros. 

Necesito saber que mi debilidad
es un gen dormido,
que es por eso que solo escribo elegías
que a todos emocionan
porque la muerte es algo corriente. 

Papá, no sé darte un abrazo.
Tengo algunos gestos mutilados.
Y estoy tan perdida como un animal recién destetado,
tan fuera de este cuerpo
y de este nombre. 

No me preguntes,
no pasó nada,
sólo los años. 

Alúmbrame un camino a casa.
Qué camino, qué casa, qué yo. 

Esta noche quiero dormir
sin susto. 

Dime que todavía es posible. 

                                   Sin pastillas. 

Eva Vaz (Huelva, 1972). Entre sus obras: Ahora que los monos se comen a las palomas (2001), Metástasis (2006) y Ruido de venenos (2013).

sábado, 20 de julio de 2013

Hojas de la Sibila. José Ángel Valente


Hojas de la Sibila
Con qué indiferencia la vieja mujer hablaba del  destino. Decía palabras como dados echados en  cuya red quedaban fragmentos de verdad. Decía y se volvía e interrogaba sin esperar contestación. Lo que hablaba por ella era su oficio, vieja mujer oscura, envilecida, sacra, y no su voz sino otra voz. Con qué indiferencia al súbito latido del corazón nombró al destino. Como niños, como infantes corrimos, como  niños que buscan el pecho de la madre, a la feroz mandíbula del gran procreador. Con qué indiferencia dijo que había de encontrarse en las orillas o al borde de las aguas o en las Santas-Marías-de-la-Mar.
-Vuelve, me dijo con ronca voz atenta a su dinero.
Dije que no. 

José Ángel Valente (Orense, 1929 – Ginebra, 2000). Poeta, ensayista y traductor gallego. Entre sus obras: A modo de esperanza, 1954, Punto cero, 1972 y Fragmentos de un libro futuro, 2000.

martes, 9 de julio de 2013

Las piernas de Dafne. Cristina Morano


Las piernas de Dafne 

Atravesé la inundación
con el agua por la cintura
para volver a casa:
había granizo en las aceras,
el viento había tirado ramas
cornisas, anuncios de los escaparates.
Pegados a mis piernas
aparecieron hojas, tallos, papelitos,
florecillas tardías del otoño;
como si la tormenta
hubiera querido hacer
árboles de mí
o un dios se hubiera
olvidado a medias del prodigio. 

Cristina Morano (Madrid, 1967): Poeta. Entre sus obras: La insolencia (Madrid, Universidad Popular José Hierro, 2001); El arte de agarrarse (Ed. La Bella Varsovia, Córdoba, 2010)

lunes, 1 de julio de 2013

Consejos de su madre al pastor Aristeo (Geórgicas). Aníbal Núñez


Consejos de su madre al pastor Aristeo (Geórgicas)

 
«Antes quiero decirte de qué modo
su auxilio invocarás
Elige cuatro
toros los más hermosos
entre todos los tuyos que ahora pastan
en las cumbres del verde
Liceo y otras tantas
novillas
cuya cerviz no haya
aún tocado coyunda 

Alza en los altos templos de las diosas
cuatro altares degüella
las víctimas en ellos
y ofréceles su sangre en holocausto
dejando abandonados en la umbrosa floresta los cuerpos
Luego cuando
pasados nueve días
vaya a rayar la aurora
ofrece en sacrificio
a Orfeo adormideras
y a Eurídice da culto
para aplacar sus manes inmolando
una becerra sacrifica
asimismo una oveja
negra
Y regresa luego
a la selva»
APROVECHA
AHORA QUE PUEDES PERMITIRTE EL LUJO. 

Aníbal Núñez (Salamanca 1944 – 1987). Poeta, grabador, pintor. Entre sus obras: Fábulas domésticas, 1972 y Taller del hechicero, 1979